La Alhambra sufre daños por los terremotos de Granada

Ha sufrido daños que “comprometen la estabilidad estructural” de las almenas que coronan la Torre de las Gallinas del conjunto nazarí, tras la serie de terremotos que vivió el área metropolitana de la capital andaluza

Alhambra
La Alhambra Ha sufrido daños que “comprometen la estabilidad estructural” de las almenas que coronan la Torre de las Gallinas. Foto de Servimedia

La Alhambra ha sufrido daños que “comprometen la estabilidad estructural” de las almenas que coronan la Torre de las Gallinas del conjunto nazarí, tras la serie de terremotos que vivió el área metropolitana de la capital andaluza este martes por la noche, con seísmos de hasta 4.6 grados de magnitud. Esta circunstancia obligó al Patronato de la Alhambra y Generalife a ordenar el apuntalamiento “inminente” de estas almenas, que ocupan la zona norte de esta torre ubicada fuera del itinerario de visita pública.

Así lo precisó este miércoles el Patronato en un comunicado en el que añadió que en la inspección ocular “detallada” del conjunto monumental y sus bienes adscritos, realizada hoy por sus técnicos, no se han detectado daños que comprometan la estabilidad estructural del resto de elementos que integran las obras de construcción que componen el conjunto monumental.

La situación de la Alhambra

No obstante, en la inspección visual de la Cuesta de los Chinos apreciaron un “aumento” de fisuras “paralelas al suelo y oquedades”, por lo que, para evitar riesgo de derrumbes, se ha cerrado al paso peatonal hasta finalizar una “evaluación completa”.

Personal del Patronato ya realizó la pasada madrugada un primer “reconocimiento” para determinar posibles daños en el monumento, sin que se detectara ninguna “anomalía destacable”.

Además, por indicación del servicio de Jardines, se procedió a liberar presión al túnel del agua, para que desaguara al barranco de las Cañas, y a revisar las tuberías de la ladera del Generalife, sin detectar ninguna rotura.

Durante esa inspección, los técnicos observaron la presencia de algunas personas en el bosque de la Alhambra que habían evacuado domicilios cercanos ante el temor de nuevos temblores y el personal de Seguridad les informó de que no era una zona “adecuada”, dado que podían registrarse caídas de ramas como consecuencia de los movimientos sísmicos.

A lo largo de toda la jornada, los técnicos del Patronato de la Alhambra y Generalife han continuado con sus trabajos de inspección “de forma más detallada y precisa” para detectar posibles fisuras, grietas y “anomalías” y hacer un seguimiento de su evolución.