Lazarillo Teatro de Cámara y Ensayo

Paco Fernández: “El teatro te ayuda a ponerte en la piel de las personas que no vas a ver, a lo mejor, ni en tu familia, ni en el colegio”

Compañía de teatro Lazarillo Cámara y Ensayo
Compañía de teatro Lazarillo Cámara y Ensayo

Nos encontramos en un momento trascendental para el mundo de la cultura. Un punto de inflexión en el que la balanza se decanta más por el desgaste y agotamiento de quienes conforman la escena cultural, que por el apuntalamiento del desarrollo artístico como tal. Pese a las facilidades actuales que permiten el acceso a la cultura de una manera global, la misma agoniza por la falta de oportunidades.

Lazarillo teatro de cámara y ensayo

Lazarillo Teatro de Cámara y Ensayo nació en la localidad castellano-manchega de Manzanares en 1961, con el objetivo de desarrollar “una actividad teatral y cultural” propia. Su aparición significó un hecho “rompedor” para la década en la que estaba, dentro de la sociedad manzanareña. Más allá de dedicarse al teatro exclusivamente, Lazarillo aportó, y sigue aportando, todo tipo de actos culturales, desde la realización de obras de teatro, pasando por la realización de conciertos de música, presentación de libros, exposiciones de fotografía y pintura, hasta recitales poéticos. En rasgos generales, la asociación otorgó un espacio para el desarrollo de la cultura, consolidando una escuela de teatro infantil y juvenil que hoy en día cuenta en torno a 150 alumnos y alumnas que engrosan la cantera del mundo de la interpretación.

Festival Internacional de Teatro Contemporáneo

La asociación de teatro destaca entre otras muchas cosas, por la realización de un Festival Internacional de Teatro Contemporáneo (FITC) propio cada año. Este año comenzó la 46ª edición de la muestra a finales de agosto, hasta que por motivos de salud en base al Covid 19, tuvo que ser suspendida en mitad de su actividad. Paco Fernández, Presidente de la asociación, explica que para el desarrollo del Festival intentan “darle la marca de teatro comprometido con la sociedad”, incentivando el teatro social y el teatro documental en las zonas rurales. Como otras ramas de la cultura, el teatro ayuda a interrelacionar el ocio con un punto de vista más social. “El teatro te ayuda a ponerte en la piel de personas que no vas a ver, a lo mejor, ni en tu familia; ni en tu colegio”, explica Paco Fernández. De esta manera, ayuda a conocer puntos de vista distintos al de los ámbitos cercanos de quienes integran esta actividad.

Cultura y Tauromaquia

Pero si algo choca dentro de los últimos acontecimientos relacionados con el Festival Internacional organizado por Lazarillo, es en relación a su interrupción este año. Tras su puesta en marcha y normal actividad, dentro de la Nueva Normalidad imperante, desde la dirección del festival y la Concejalía de Cultura de Manzanares, se decidió suspender la programación por motivos de seguridad ante la nueva ola de rebrotes de Covid 19. Lo más chocante no fue la suspensión como tal, sino que el mismo día que se anunciaba su finalización con la programación a medias, en la ciudad se presentaba el cartel de dos eventos taurinos para las siguientes semanas.

Cultura y tauromaquia “no van por el mismo camino”

Pese a que resulta extraño que al mismo tiempo que se suspende por motivos de fuerza mayor un Festival Internacional con 45 muestras anteriores, mientras que se programa dos eventos multitudinarios relacionados con el mundo de la tauromaquia, desde Lazarillo lo explican así: “no van por el mismo camino ambos espectáculos”, demostrando una vez más que la tauromaquia no está relacionada con el mundo de la cultura.

Paco Fernández, Presidente de la Asociación, “entiende muy a su pesar” el motivo el motivo de la cancelación del Festival Internacional. De tal manera, “aceptó totalmente” la decisión de no continuar con la 46ª edición, aunque “no defienda que se hicieran los toros”. Pese a ello, desde Lazarillo se tomó la decisión tras mucho meditarla en base a cuestiones de salud pública, velando por la seguridad del resto de vecinos de la localidad. De esta manera se demuestra que el mundo de la cultura es un mundo seguro, que no se precipita a la hora de exponer a quienes disfrutan de ella a un posible problema de salud. Es triste comprobar que dentro del mundo de la tauromaquia, ajeno al de la cultura como se ha podido ver, no actuara de igual manera en Manzanares.

Marca personal

Por suerte para todos, el mundo avanza y la sociedad con él. Desde hace ya varios años, el Festival Internacional de Lazarillo ha tomado una marca personal de acentuado carácter feminista. María García, miembro de la Junta Directiva, detalla que “las últimas ediciones del festival han ido encaminadas en esa línea”. De hecho, la 44ª edición albergó por completo dicha temática “participando en él actrices, directoras o técnicas de sonido”. Incluso el premio del Festival se entregó a la Liga de la Mujer Profesional del Teatro, remarcando así la importancia de la mujer dentro del mundo de las artes escénicas.

El teatro, como el resto de áreas que componen la cultura, puede llegar a servir como herramienta de cambio y de concienciación social. En Lazarillo son conscientes de que con su actividad también contribuyen a fomentar el pensamiento crítico, abriendo mentes y removiendo conciencias. Esta es la única manera de avanzar como sujetos racionales. Siempre ha formado parte del ADN de la asociación, y a la vista está en las diferentes obras y contenidos que forman parte de las ediciones de los últimos años, donde la temática ha sido de corte feminista y LGTBI. “Somos una asociación que siempre ha reivindicado la libertad de expresión, siguiendo una línea muy progresista” matizaba Manu Sánchez, miembro de la Junta Directiva.

“El mundo del teatro está comprometido –socialmente- porque el arte es muy social”

Es importante observar el cómo una asociación teatral de uno de los conocidos como poblachones manchegos, lleva años y años sirviendo como altavoz cultural y fomentando las distintas áreas de las artes escénicas, al mismo tiempo que ha servido como elemento transgresor de la sociedad rural. A pesar de que las desigualdades en torno al género siguen existiendo a día de hoy y falta mucho aún por acabar con ellas, es importante que se siga visibilizando estas luchas.

Por suerte, las palabras de Paco Fernández, Presidente de Lazarillo, son esclarecedoras al respecto. “El mundo del teatro está comprometido –socialmente- porque el arte es muy social” declara Fernández. Y es que esta es la verdadera importancia de apoyar y desarrollar la cultura porque sin ella no es posible un avance conjunto en la sociedad.