Los museos estatales pierden un 64% del público por la pandemia

La caída del turismo también se nota en la afluencia a los museos estatales que, desde que se levantó el confinamiento, han diseñado un sistema especial para poder visitarlos con un aforo reducido

Museo del Prado
Entrada del Museo del Prado/ Foto de Servimedia

Ausencia total de visitantes durante el Estado de Alarma en los museos Estatales. Las visitas a los museos estatales del Ministerio de Cultura y Deporte se han reducido un 63,55% en 2020 en relación al año anterior a causa de la pandemia del coronavirus. Solo han contado con 1.058.918 visitantes frente a los casi tres millones que registraron en 2019, según Servimedia.

Paralelamente al descenso de visitas presenciales, se ha producido un incremento notable de las visitas virtuales y de la interacción con el público en redes sociales. Así lo indican las cifras del Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Pese a todas las limitaciones por el coronavirus, el balance que hace el ministerio de Cultura “es positivo desde el punto de vista de la capacidad de adaptación de nuestros museos a la crisis sanitaria”.

Ausencia total de visitantes durante el Estado de Alarma

Estas cifras son consecuencia de la ausencia total de visitantes durante el Estado de Alarma inicial del 13 de marzo al 9 de junio. También, la situación posterior con la desescalada y las limitaciones de aforo. Además, prácticamente no ha habido turistas ni extranjeros ni nacionales. Los nuevos cierres de la segunda ola han afectado, además, a los museos del Greco y Sefardí y al Museo de Altamira en el mes de noviembre, mientras que otros han estado cerrados al público por obras.

No obstante, el Ministerio celebró que los museos “han podido reabrir” gracias a “las medidas de seguridad adecuadas, garantizando así la continuidad de la oferta expositiva y las actividades culturales y manteniendo el servicio público que todos ellos prestan”. Y es que, durante la pandemia, la actividad de los museos, que han abierto sus puertas a través de internet, ha sido fundamental.

Muchas personas han podido disfrutar de las exposiciones gracias a la apuesta virtual que han hecho los museos, como el de El Prado.