El Valencia salva la eliminatoria ‘in extremis’

El Terrassa estaba realizando un gran partido hasta que un doblete del portugués Guedes en la prórroga tumbaron al equipo de tercera división

Dos jugadores del Valencia celebran uno de los goles frente al Terrassa

El Valencia salvó, de manera milagrosa, una eliminación que hubiese sido histórica para el equipo del Túria en la Copa del Rey. La eliminatoria se le puso cuesta arriba al equipo valenciano cuando el Terrasssa, en el minuto 50, ya mandaba en el marcador 2-0.

Los valencianos veían pasar los minutos sin que hubiese una clara reacción. Por otro lado, el equipo teóricamente inferior, seguía mostrando un gran descaro frente al actual campeón de la copa. Todo apuntaba a que el Terrassa daría la sorpresa, pero en el minuto 83 Carlos Soler marcaba el primer gol para el Valencia desde el punto de penalti. Y ya en el tiempo de descuento, más concretamente en el 91, Yunus Musah hacía el gol que suponía empate y que permitía al equipo ‘che’ forzar la prórroga.

Ya en la prórroga el portugués Gonçalo Guedes se encargó de marcar un doblete (minutos 103 y 108) para hacer imposible cualquier esperanza que tuviese el equipo catalán de avanzar a la siguiente ronda.

Los nombres propios del partido

Uno de los nombres propios del partido fue el de Cristian Rivero, tercer portero del equipo valencianista. Rivero fue el encargado de defender la portería del Valencia, y pese a haber encajado dos goles, evitó que los del Túria encajasen más. Realizó una intervención clave en los minutos finales de la primera parte tras un disparo de Josu que, en caso de haber subido al marcador, podría haber sentenciado el encuentro.

Pese a la victoria, el equipo de Valencia ha demostrado que aún le falta nivel, compromiso y competitividad ante un Terrassa que demostró durante los 90 minutos que fue muy superior al equipo de primera división. Esta derrota supone demasiado castigo para un equipo que fue muy superior al Valencia en todas las facetas del juego, pero que el cansancio acumulado por los 120 minutos que duró el encuentro por la prórroga, les acabó pasando factura.