Unos presupuestos para la reconstrucción. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el acto de presentación de los Presupuestos Generales del Estado, junto al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias

Con el último trámite parlamentario en el Senado, ha quedado aprobada la herramienta más poderosa de cualquier gobierno: la Ley de Presupuestos. Demasiado tiempo hemos tenido vigentes los presupuestos de Montoro, unas cuentas que han impedido que durante los últimos años, desde la moción de censura de Sánchez a Rajoy, se hayan puesto en marcha políticas progresistas, de expansión y de crecimiento tan necesarias en nuestra delicada economía. Reformas aplazadas del modelo productivo, de la inversión pública y de la mejora de los servicios públicos que España necesitaba, mientras ha ido aumentando la desigualdad y la pobreza. Han sido las cuentas del Partido Popular las que se han venido aplicando, a pesar del momento y de las circunstancias, reformándolas y parcheándolas ante la acuciante necesidad. Una situación insostenible.

“Reformas aplazadas del modelo productivo, de la inversión pública y de la mejora de los servicios públicos que España necesitaba, mientras ha ido aumentando la desigualdad y la pobreza”

España inicia el año con nuevas cuentas, en un momento singular de la historia, y que permitan afrontar el futuro con mayor fortaleza, como ha asegurado la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero. España necesitaba unos presupuestos generales nuevos. La situación de emergencia sanitaria y económica derivada de la crisis de la pandemia hacía más acuciante aún la aprobación de unas nuevas cuentas. Los llamados Presupuestos de la Reconstrucción, que se han aprobado en el Senado, recogen la la mayor inversión pública de la historia de España, 239.756 millones.

Los Presupuestos

Los Presupuestos Generales del Estado incluyen 27.000 millones de los fondos europeos, contemplan la subida de impuestos a las grandes empresas y las rentas más altas, subirán un punto el Impuesto de Patrimonio para aquellos que superen los 10 millones de euros. Tres puntos el IRPF para rentas del capital de más de 200.000 euros, y dos puntos el IRPF para rentas del trabajo de más de 300.000 euros.

También, se destinarán 2.000 millones de euros a políticas activas de empleo, 250 millones para aumentar las becas universitarias y se aumentará en un 5% el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), el barómetro de referencia para las ayudas sociales. Las cuentas incorporan la subida de las pensiones y el sueldo de los funcionarios, la ampliación del permiso de paternidad y más fondos para Sanidad, tan necesitada en estos momentos.

Subida del SMI

“Las cuentas incorporan la subida de las pensiones y el sueldo de los funcionarios, la ampliación del permiso de paternidad y más fondos para Sanidad”

Pero a pesar del enorme impulso que estos presupuestos van a dar a la economía española y al fortalecimiento del Estado de Bienestar, el Gobierno incumple su compromiso de subir el salario mínimo y acercarlo al 60% del salario medio, tal y como establece la Carta Social Europea. Cede, el Gobierno, a la exigencia de la patronal de congelarlo. Alega el “ala socialista” del Ejecutivo, que la subida del salario mínimo podría destruir empleo y que en ese momento, ante la situación de incertidumbre, es mejor dejarlo como está. Pero lo cierto es que las anteriores subidas del salario mínimo no han destruido empleo y han fortalecido la demanda interna y el consumo. Es cierto, tal y como apunta la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz,  que una subida de apenas 9 euros al mes no afectaría a las empresas, y que sería preocupante, si las afectara. Pero lo cierto es que el gobierno cede ante las presiones de la CEOE y la CEPYME, y no habrá revisión hasta dentro de seis meses, ante la perplejidad de los Sindicatos.  

Notables cambios en la política económica

En cualquier caso, se perciben notables cambios en la política económica de España. Esperemos que esto presupuestos sean el comienzo de una verdadera política progresista que permita a la economía nacional expandirse y crecer, además de crear un verdadero muro social que contribuya significativamente a reducir las desigualdades estructurales de nuestro país. Tenemos confianza en ello