España bajó las emisiones de CO2 un 17,9% en 2020

Bajan las emisiones de CO2 durante 2020 por el parón de la actividad económica, según el Observatorio de la Sostenibilidad

Bajan las emisiones de CO2 durante 2020 por el parón de la actividad económica, según el Observatorio de la Sostenibilidad
Bajan las emisiones de CO2 durante 2020 por el parón de la actividad económica, según el Observatorio de la Sostenibilidad. Foto de Servimedia

Las emisiones de gases de efecto invernadero y CO2 cayeron un 17,9% en España durante el año pasado, lo que supone una caída récord nunca antes registrada, debido en parte al freno de la actividad económica por la pandemia del coronavirus. Según informa Servimedia.

No te pierdas  El binomio agua-salud redobla su importancia para garantizar el futuro
No te pierdas  España quiere restaurar 20.000 hectáreas de humedales en esta década

Así se recoge en el informe ‘Evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en España (1990-2020)’, elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad (OS). El trabajo fue realizado por José Santamarta, economista y director del Observatorio de Cambio Climático; y Fernando Prieto, Raúl Estévez, Carlos Alfonso y Juan Avellaner, miembros del OS. “En 2020, las emisiones de gases de invernadero disminuyeron un 17,9% respecto al año anterior. Después de la disminución de 2018, 2019 y 2020, las emisiones alcanzaron una disminución respecto del año base de 1990 de un 11% y de un 42% respecto a 2005”, apuntó Santamarta, autor principal del informe.

Emisión de CO2

Santamarta añadió que “la crisis desatada por el coronavirus supuso el mayor desplome de las emisiones, lo mismo que sucedió con el PIB, el empleo o el aumento de la deuda pública, por poner algunos ejemplos”. Según el informe, España emitió 290 millones de toneladas de CO2 equivalente en 1990, en 2005 ascendieron a 442 millones de toneladas, en 2019 fueron 314,5 millones y en 2020 (con datos preliminares a marzo de 2021) bajaron a 258 millones de toneladas.

Las de 2020 representan un 17,9% menos respecto a 2019 y un 58,4% menos en relación a 1990, que es el año base. Las emisiones sujetas al comercio europeo de emisiones (es decir, fuentes fijas como centrales térmicas o plantas industriales) supusieron un 36,4% del total, en tanto que los sectores difusos (edificios, transporte, agricultura, residuos, gases fluorados e industria no sujeta al comercio de emisiones) representaron un 61% de las emisiones totales, según los datos preliminares.

El año pasado disminuyó un 55% la quema de carbón para la generación eléctrica, y un 25% el consumo de gas natural en las centrales de ciclo combinado. En 2020, el consumo de petróleo disminuyó un 18,5% respecto del año anterior y el gas natural se redujo un 9,8%, debido a una caída del 20,3% del gas natural destinado a la generación eléctrica en sustitución del carbón. En el sector del transporte por carretera las emisiones cayeron un 17,5% en 2020.

Más PIB, menos emisiones

El informe apunta que el PIB en España aumentó un 57% desde 1990 y las emisiones de gases de efecto invernadero disminuyeron un 11%, debido principalmente a la menor generación con carbón por el precio del CO2, que subió un 423% entre 2017 y 2020. Durante el año pasado continuó la tendencia de descenso del carbón, que llegó a apenas un 2% de la producción eléctrica, y su cambio por el gas, y hubo producciones récord en energías renovables (en concreto, eólica y fotovoltaica), por lo que se alcanzaron máximos de producción energética sin emisiones de CO2.

“Estos datos ya observados permiten aumentar la ambición de los objetivos de reducción de la nueva Ley de Cambio climático para conseguir una economía descarbonizada, más sostenible y más competitiva”, apuntó Fernando Prieto, quien añadió que debe “aprovecharse la magnífica oportunidad de los fondos Next Generation para permitir una recuperación verde baja en carbono y que reparta el dinero entre las pymes, los autónomos y la población en proyectos, por ejemplo, como un millón de tejados solares”.

El OS también reclama que se revisen los procesos de decisión para lograr una descarbonización estructural y no coyuntural debido a la pandemia de la Covid-19, tanto en el sector eléctrico y del gas como en el transporte de mercancías por carretera, así como potenciar la energía fotovoltaica en tejados en pequeñas instalaciones y naves industriales.