Esmeralda Marugán
Esmeralda Marugán es Periodista. Presenta y produce el programa Verde Esmeralda, en Libertad FM

Hoy es 8 de marzo. No tendrán la excusa de culparnos de todos los males, ni ajenos, ni propios, y menos aún en femenino singular, que suele ser el preferido de todas las partes. Las que más me duelen son de aquellas “nuestras” abducidas por “el negocio” de algunos, que, con el pretexto de la libertad, y la solidaridad hacia quienes, paradójicamente, ya tenían su “Ley Trans“, se olvidan de nosotras, y pretender, literalmente, borrarnos del mapa.

No quiero creer que sea una venta intencionada, o maquiavélica, para el comercio de nuestro cuerpo, del que hablan, sin demasiado pudor, cuando se refieren a sus deseos paternales. Me resulta terrorífica esa puerta abierta a los vientres de alquiler, y la otra, la giratoria, la de la prostitución, donde para no cerrarla de un portazo, tiran de eufemismos…

8 de marzo

Elección-erección (de proxenetas y puteros), incluyendo las nuevas modalidades, y por algún motivo pienso en OnlyFans… En el fondo son las mismas trampas de toda la vida, y no hablo por recato o frigidez sexual, por más que pretendan confundirnos. El sexo no me escandaliza, ni me parece inmoral ninguna practica entre iguales adultos, sí es consentido, pero con la compra y venta del mismo, no es así.

Seguimos la pista del dinero y, rápidamente, nos salen los vencedores, y aparecemos las vencidas. Recuerdo entonces un maravilloso tema musical de Pepa Flores,Comprada“, y me vale para todas las variantes.

Este 8 de marzo el sentido común me lleva a quedarme en casa, sin olvidar de dónde venimos, el principio de esa conmemoración, y también del reconocimiento a una fiesta que sigue teñida de sangre, porque, aunque algunos prefieren ignorarlo, las continúan asesinando por ser MUJERES, a ellas, a nosotras, y a nuestras hijas e hijos.

Se han dicho sus nombres en el Congreso, pero  sin concederse las órdenes de alejamiento necesarias,  y estas son vitales cuando piden ayuda. Además, cuando son madres, se las obliga a acatar las custodias compartidas, y a cumplir el régimen de visitas, es decir, a dejar las ¨criaturas” en manos de sus agresores, sin que ellas puedan estar delante para defenderles.

Audiencia de Alicante

Una sentencia esperanzadora de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Alicante se convierte en noticia, y es debido a que anula como padre a un maltratador reincidente, precisamente por el riesgo para los menores, concediendo la patria potestad a la madre en exclusiva. Esto sería lo lógico, lo sensato, el sentido común, lo justo, aquello que nos demuestra que todavía podemos confiar en que existen profesionales con rigor dentro de la Justicia, y que, por fin, se está velando por el bien superior del menor. No debería ser meritorio, sino una realidad, cumplir el compromiso que firmó España en el Convenio de Estambul, pero, si lo menciono es porque, de momento, es solo una excepción entre infinitos lautos que lo único que hacen es perpetuar el maltrato hacia las mujeres y a los niños. Esto se denomina violencia institucional, y es una auténtica tortura que sufren la gran mayoría de mujeres maltratadas.

Ojalá se continúen dando estos veredictos, los que protegen las víctimas en vez de a los investigados, y a ser posible, antes de que sea demasiado tarde, y sin necesidad de tanta “reincidencia”, y revictimización.

Sería deseable, evidentemente, que no existiera ese mal tan potenciado por el patriarcado, el mismo que no todos, ni algunas, quieren ver, ni evitar, y siguen empeñándose en negar, a pesar de que han tenido que suspender “militancias” en su partido al hacerse públicas.

Ministerio de Igualdad

Por supuesto que es necesario el Ministerio de Igualdad, y desearía que fuese menos cuestionado, o no más que otros. El problema es que se han dejado ganar la partida por los que sustentan la sociedad machista, y para colmo, con la excusa de conceder dignidad a un sector que solo se la resta a sí mismo, intentando mezclar y confundir “deseos con derechos”.

Yo también cometo el error de justificarme, y empezar mis argumentos con “respeto a…”, pero no nos dejemos arrastrar por la demagogia, ni estemos en el juego de los partidos. Lo que nos afecta a las mujeres, nos afecta a todas, y lo padecemos por el hecho de nacer hembras, votemos a quien votemos.

Mi 8 de marzo es todos los días del año, en los que voy revisando mis contradicciones, que no son pocas, y diferenciando el ruido de la música.

A lo largo de la semana he pasado por diferentes procesos vocacionales, desde querer que se parase el mundo para bajarme, ante la falta de rigor en mi oficio, y la gratuita manipulación que nos aleja de la esencia de este, a sentirme muy orgullosa por formar parte de él. Por ello quiero felicitar al equipo de Furor TV, y a Sergio Gregori, su fundador y director, al igual que al medio en el que os escribo, porque con personas como ellos y ellas, el periodismo sigue siendo un arma cargada de futuro, dignidad y verdad, sean quienes sean los poderosos grupos mediáticos que intenten manipularlo (e incluso consiguiéndolo en múltiples ocasiones).

Fundación ANAR

Y reitero, la libertad de expresión no está en venta, pero la forma de defenderla no es, de ninguna de las maneras, quemando contenedores, destrozando establecimientos, o rompiendo los cristales de las entidades bancarias, y aunque estas nos abrasen la piel con sus intereses y cepos, a la vez son necesarias, pero eso ya sería para otro artículo…

No quiero terminar sin hacer mención al último informe de la Fundación ANAR sobre un riguroso estudio que han realizado del abuso sexual en la Infancia y Adolescencia. El resultado es escalofriante: “Cada 5 niños, 1 es abusado, en el caso de las niñas, 2”, y esto sucede dentro de la propia familia, es decir su agresor sexual es su padre, abuelo, tíos etc.

¿Me pregunto por qué no son ellos, los y las menores, la prioridad de todos, es decir, para los ministerios de Justicia, de Igualdad, para las fuerzas de seguridad del Estado, y para el resto de los organismos internacionales, y los humanos que poblamos el planeta?

Resulta que pretenden que un menor pueda tener voz para decidir si se siente “niña” o “niño”, y en cambio, no son creídos cuando son abusados y/o maltratados, ni ellos, ni sus madres que les protegen, llegando a ser ellas las encausadas por denunciarlo, y a las que se les arrancan a sus hijos para dejarlos en manos de sus violadores.

ONG

¿Por qué no va a la par el número de condenas con el número de víctimas? Las estadísticas de la Fundación ANAR, de UNICEF, y de Save the Children son claras, pero luego, cuando las criaturas han tenido el valor, y la posibilidad, de pedir auxilio, y delatar a su agresor, se les lapida en los juzgados, se les niega su dolor, y se defiende, por sistema, a los pederastas, porque al compartir apellido, consideran algunos que debe prevalecer la ¨sagrada¨ institución de la familia.

8 de marzo, más necesario que nunca

El incesto es un tabú que destroza vidas, que atormenta infancias y adolescencias, y que, por algún motivo incomprensible al sentido común, y a los Derechos Internacionales de los Niños y las Niñas, no se condena.

Tienen nombre propio, y son muchos y muchas, muchísimas…

Históricamente también en nuestro país ha tenido sus bendiciones, cómplices, y silencios, solo hay que hacer una breve revisión de la pederastia y la pedofilia dentro de la Iglesia Católica, y su perversa hipocresía a la hora de ¨limpiar los trapos turbios¨ del clero.

¿La Covid? La covid mata, pero no solo, y hay pandemias contra las que no se actúa, y la de los “depredadores-abusadores-agresores sexuales” me provoca el mayor de los desprecios, y me aleja radicalmente de mis formas conciliadoras y democráticas. Si no hay justicia con los menores, y sus madres, con sus verdugos: guillotina.