David Hernández
David Hernández. Periodista político y amante de la cultura.

La campaña de las elecciones a la Comunidad de Madrid ha llegado a su fin. Y, ahora, es momento de reflexionar. No se trata únicamente de terminar de decidir a quién dar el voto. Durante estas dos últimas semanas han pasado demasiadas cosas y tenemos que pensar en ellas.

Un día no es suficiente para analizar todo lo acontecido. Nuestra sociedad necesita de una profunda reflexión para darnos cuenta de la gravedad de la situación en las que nos encontramos. La sociedad debe analizar qué nos ha llevado hasta este punto y cuáles pueden ser las consecuencias si no actuamos ya.

Después de una guerra civil, después de décadas de dictadura, después de tantos años de lucha por alcanzar la democracia, después de tanta sangre derramada, volvemos a encontramos inmersos en un clima de crispación e inestabilidad política, donde la derecha ha tomado un discurso belicista que, día a día, se va endureciendo y tomando un cariz sumamente peligroso.

Muchas preguntas

La historia nos ha enseñado que en las épocas de crisis e inestabilidad los extremismos toman fuerza. Se aprovechan de la preocupación de la sociedad para, con fuertes campañas publicitarias con las que consiguen verter todas sus mentiras y generar confusión y desconfianza hacia las fuerzas democráticas, para que su discurso cale y lograr sus objetivos. Y eso es lo que está sucediendo en nuestro país. No es tan difícil darse cuenta.

Ante el auge del fascismo en España me surgen muchas dudas. ¿Todo ese fascismo está surgiendo ahora o simplemente perdiendo el pudor a ser visible? ¿Cómo no hemos sido capaces de darnos cuenta antes para frenarlo? ¿Por qué los medios de comunicación han sido altavoz del fascismo? ¿Porque generaba audiencia o porque había interés en que llegásemos a esta situación? ¿Por qué no ha habido agallas para legislar contra la propaganda fascista y la exaltación del fascismo? ¿Por qué no ha habido más memoria histórica? ¿Por qué ese miedo por parte de la izquierda, a la hora de legislar en materia de memoria histórica, a que la derecha y los sectores más conservadores de este país extendiesen el mensaje de que las formaciones progresistas parecieran o quisieran vivir ancladas en el pasado?

Jornada de reflexión

Preguntas, preguntas y más preguntas. Cada pregunta me lleva a otra más.

Pero hay algunas cuestiones que tengo muy claras. Nos ha faltado valor. Nos ha faltado memoria histórica. Nos ha faltado cultura democrática.

Es jornada de reflexión. Mi voto ya está decidido y emitido por correo. Pero me voy a reflexionar sobre todo lo que está ocurriendo. A pensar en lo que puede pasar mañana. No pierdo la esperanza de que entre todas y todos seamos capaces de avanzar hacia una sociedad más justa.