Cuesta abajo y sin frenos. Así ha acabado Ciudadanos. El partido de la ética y la moral; el que venía a limpiar de corrupción las instituciones públicas. El muro contra el separatismo catalán. El partido de la honestidad.

Cuesta abajo

En política, la palabra dada tiene un precio. Un coste alto. Y la expectativa que aquel Albert Rivera que desembarcó en Madrid hace seis años había puesto sobre su formación, era demasiado alta. Liberales de centro, se quedaron en eso: porque, ante la oportunidad de cambio, tanto en Castilla y León como en Murcia y en Madrid, decidieron sostener en el gobierno a un partido, el PP, demasiado señalado por la corrupción.

En el caso de Andalucía no tuvieron dudas. Demasiados años de gobierno del Partido Socialista fue la excusa perfecta para que dejasen que Juanma Moreno, del PP, se hiciese, pese a no haber ganado las elecciones, en la región más deprimida de España.

Y, sin embargo, cuando pudieron hacer lo propio en tres regiones en las que los populares suman más de 20 años de gobierno en cada una, decidieron sostener a Mañueco, de Castilla y León, López Miras, en Murcia, y a Díaz Ayuso, en Madrid. Un hecho, más que cierto, que le hizo al partido naranja perder los 57 escaños que consiguieron en el Congreso en mayo del 2019, a pasar en noviembre del mismo año a los 10. A punto estuvieron de quedarse sin grupo propio.

Y sin frenos

OPA hostil del PP a los líderes y lideresas de Ciudadanos a parte, la estrategia llevada a efecto en Murcia ha desencadenado un gran terremoto. Un terremoto de dimensiones desconocidas a día de hoy, que ha conseguido nada menos que cinco mociones de censura presentadas en una semana y que van a cambiar, de manera sustancial, el mapa político de España.

Chaqueteros de Ciudadanos, que por un plato de lentejas han cambiado en los últimos días de bando, hoy nos hacen plantearnos hasta qué punto la irrupción de la nueva política ha venido a cambiar la política tal y como la conocíamos, o sin embargo, ha venido a embarrar mucho más un debate cada vez más bronco.