Conocí a Enma un 1º de mayo. Era mi primer año en Madrid y me perdí cerquita de la cabecera. Me la encontré cruzando al lado del Congreso y me ayudó a encontrar al grupo de personas con las que iba a acudir a la manifestación.

Ahora, casi dos años después y habiendo sido elegida como concejala de Madrid, me reúno con ella en el mercado de Antón Martín para hablar de política y de la gira que ha realizado para conocer cada uno de los mercados tradicionales de la ciudad.

Viguesa de nacimiento pero madrileña de adopción, Enma López es, además de concejala, inspectora de seguros del Estado y es quizá por su formación por lo que ha sido capaz de hacer que centenares de personas entendamos cómo se elaboran los presupuestos de una ciudad como Madrid a través de sus redes sociales. Su empeño en acercar la política a la ciudadanía le han hecho ganar adeptos que, cada semana, esperan que en su cuenta de Instagram nos hable del siguiente mercado que nos quiera recomendar.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Enma López (@delimaalimon)

 

-¿Cómo crees que ha funcionado la economía local durante la pandemia?

Estamos todas y todos más concienciados de lo importante que es mantener vivos los barrios. De, en vez de comprar en los supermercados, dar la vuelta a la esquina y comprar en los negocios de toda la vida. Al final, cuando compras en negocio de barrio, no solo compras en negocio de mucha calidad sino que también estás ayudando a familias que son vecinas y que dependen de que volvamos a consumir en ellos.

Enma hablando con comerciantes en un mercado de Madrid.

Con esto ganamos todas. No queremos barrios vacíos o barrios fantasmas. En la pandemia mucha gente se acercó, incluso por primera vez, a los mercados municipales. Con la nueva normalidad ha bajado un poquito la cantidad de gente que acude a los mercados pero sí que hay más gente que compra en los mercados; es algo bonito acercarte a esos lugares que están cerca de ti.

-¿Cómo recuerdas tu gira por los mercados de Madrid en la época prepandemia?

La ronda de mercados trajo multitud de cosas bonitas. Hay cuarenta y cinco mercados en Madrid y no hay dos iguales. Recuerdo, por ejemplo, que en Doña Carlota nos encontramos con una biblioteca gestionada por unas mujeres de una asociación de vecinos y que en la época escolar ayudaban a las niñas y a los niños a hacer los deberes.

“Hay cuarenta y cinco mercados en Madrid y no hay dos iguales”

En Usera, por ejemplo, hay un mercado en el que las mujeres que trabajaban allí hacían a mano un Belén pieza a pieza. Cada año el Belén está más desarrollado; lo ponían en uno de los puestos vacíos.

En esta gira de mercados siempre nos decían que qué guay era vernos fuera de campaña electoral. Se sorprendían de vernos y de hablar con nosotras. Es muy importante que sigamos yendo y entablar contacto con esas personas porque, además, conocen muy bien los problemas del barrio y nos pueden ayudar a arreglarlos, no solo en el gobierno sino también en la oposición.

-¿Qué beneficios le ves a la política local?

Soy una persona muy curiosa. Enfermizamente curiosa. Y la política local te da para conocer hasta el último detalle de una ciudad. Cada día aprendo algo. Cuando hablas con un carnicero, por ejemplo, conoces detalles que de otra forma no sabrías. Siendo concejala he conocido cada día una nueva oportunidad de entender Madrid, descubriendo cosas que ni si quiera imaginas que existes.

Enma López en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid.

En la oposición nos dedicamos a conocer problemas e intentar solucionarlos. No siempre es fácil; evidentemente es mucho más sencillo desde el gobierno. Pero cuando consigues de verdad solucionar un problema y le miras a los ojos a esa persona, y puede que sea algo muy pequeño porque en política local, incluso en Madrid que es muy grande, es simplemente maravilloso.

-Estando en la oposición, ¿cómo podéis influir en los presupuestos?

Es complejo. Al final PP y Cs han elegido ultraderecha para pactar. En todo caso hemos presentado 170 enmiendas parciales para intentar influir en los presupuestos porque no nos rendimos.

“Al final PP y Cs han elegido ultraderecha para pactar”

No vamos a conseguir que sea un proyecto social pero por ejemplo recuperar subvenciones para proyectos como Da la Nota, en el Distrito Centro de la asociación ReDoMi, que es un proyecto precioso que trabaja con niños y con música; que no está en el presupuesto pero queremos creer porque se les ha olvidado, lo podremos conseguir. Aún así, ahí está el PSOE para trabajar para que se consiga dentro del presupuesto la partida.

-¿Qué le dirías a la Enma del día antes de las elecciones municipales?

Prepárate porque vienen curvas. Vas a trabajar mucho. Vas a aprender mucho. Vas a disfrutar mucho. Vas a sufrir mucho porque al final empatizas mucho con situaciones que ves, sobre todo en la época de la pandemia porque hay muchas realidades complicadas pero que, aunque no te lo creas, aunque no gobernéis, vas a poder cambiar cosas. Y eso vale la pena. Claro que vale la pena.

-El colectivo LGTB ve en Madrid uno de los mejores lugares de Europa y del mundo para vivir ¿qué esperanza le queda con el gobierno de las tres derechas?

La esperanza que le queda al colectivo es que, por mucho que gobierne el Popular y Cs y tengan que plegarse a las peticiones de Vox, la sociedad está madura, está al lado de los derechos de las personas LGTB.

Puede que estemos viviendo una longa noite de pedra, como diría Celso Emilio Ferreriro pero no van a poder con los avances sociales que se han conseguido. Poco a poco iremos superando estos ataques intolerables. Desde el PSOE seguiremos luchando por el colectivo y las asociaciones LGTB.

-¿Cómo valoras el trabajo del tejido asociativo?

Es espectacular. Por la capilaridad que tienen. Llegan donde desde el Ayuntamiento no podemos llegar. Capacidad para saber dónde, cómo y cuando. Una maquinaria tan grande como el Ayuntamiento de Madrid no tiene posibilidad de llegar hasta allí. En cosas a las que aún no podemos llegar y en otras en las que nunca jamás podremos llegar.