La Comisión 8M llama a una manifestación en la calle, pero segura

La Comisión 8M, el grupo de trabajo que organiza las acciones por el Día Internacional de la Mujer, quiere volver a "tomar la calles" en 2021

La Comisión 8M, el grupo de trabajo que organiza las acciones por el Día Internacional de la Mujer, quiere volver a
La Comisión 8M, el grupo de trabajo que organiza las acciones por el Día Internacional de la Mujer, quiere volver a "tomar la calles" en 2021

La Comisión 8M, el grupo de trabajo que organiza las acciones por el Día Internacional de la Mujer, quiere volver a “tomar la calles” en 2021, aunque su intención es que las movilizaciones se realicen con medidas de seguridad y descentralizando algunos actos para evitar las concentraciones numerosas.

Esta edición de 2021, que se produce en plena pandemia y después de las criticas que suscitó su celebración el año pasado, tendrá lugar con las medidas sanitarias pertinentes. Desde la organización aseguran que descentralizarán los actos para una mayor seguridad.

Contra los ataques a las personas trans

En 2020 también participaron en la manifestación representantes de partidos políticos, como PP y Ciudadanos, que en 2021 pueden volver a unirse, ya que la convocatoria a estos actos se realiza a través de asambleas abiertas y todo aquel que quiera unirse lo hace libremente.

Así, es habitual encontrar en las manifestaciones a numerosos grupos que se reivindican con diferentes luchas y la organización ha explicado que ellos convocan pero no pueden controlar quiénes ocupan los espacios o las pancartas que llevan.

Comisión 8M

Sin embargo, la Comisión 8M ha explicado que entre las organizaciones que la forman siempre ha habido consenso sobre los derechos de las personas trans y, según han indicado las fuentes, cualquier asociación que se llame feminista y que ataque a los derechos humanos de las personas trans no entra en su relato.

Y es que, esta edición se está preparando en medio del debate sobre la aprobación de la Ley Trans, un texto del Ministerio de Igualdad que ha generado desavenencias entre los socios de Gobierno por la despatologización de la transexualidad y la autodeterminación de género.

Estas desavenencias se ha trasladado también al movimiento feminista, ya que hay una parte del mismo que cree que esta autodeterminación del género permitirá a cualquier hombre que se sienta mujer a beneficiarse de los derechos por los que el movimiento ha venido luchando desde hace décadas.