La moción presentada por el PSOE en CyL fracasa

La moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno autonómico del popular Alfonso Fernández Mañueco no salió adelante

La moción
La moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno autonómico del popular Alfonso Fernández Mañueco no salió adelante

La moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno autonómico del popular Alfonso Fernández Mañueco no salió adelante este lunes al sumar únicamente los apoyos de los procuradores de Podemos y no haber tenido ninguna capacidad de arrastre entre los diputados de Ciudadanos.

De este modo, la moción de censura descarriló al contar con los 37 votos a favor del PSOE y Podemos, frente a los 41 en contra del PP y Ciudadanos y las tres abstenciones de UPL, Por Ávila y la parlamentaria no adscrita María Montero, que el viernes abandonó el Grupo Parlamentario de Ciudadanos criticando severamente su funcionamiento y el proceso de toma de decisiones en lo relativo a asuntos “de gran trascendencia” para Castilla y León.

Durante el debate de la moción de censura, el líder del PSOE en Castilla y León y candidato de la moción, Luis Tudanca, justificó haber tomado esta iniciativa debido a la “soberbia e indolencia” del presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, y de su vicepresidente, Francisco Igea.

Sostuvo que algunos de las razones que justifican un cambio de Ejecutivo son “los ataques al diálogo social”; la “ruptura de consensos básicos” en la comunidad; el cambio de mayorías en la ordenación del territorio; y el plan Aliste “para cerrar la sanidad en los pueblos”.

“Ya lo habían roto casi todo cuando llegó la pandemia”, afirmó Tudanca, quien sostuvo que el Gobierno del PP y Ciudadanos ha logrado “en pocos meses” enfrentar a todos los habitantes de la región. “No han dejado a nadie por enfadar”, afirmó.

El dirigente socialista hizo estas afirmaciones tras aludir a la corrupción del PP y a que la misma existe desde que José María Aznar fue investido presidente de la Junta. “No somos iguales”, señaló al respecto, al tiempo que destacó la importancia de “recuperar la decencia y la esperanza” para “luchar por Castilla y por León”.

Tudanca recordó que las urnas le dieron la mayoría al PSOE en las Cortes regionales y apeló a los procuradores de Ciudadanos: “La vida no suele dar una segunda oportunidad”.

Asimismo, el candidato socialista aludió a que “ya son demasiadas las generaciones que han visto marcharse a sus hijos e hijas” de la región “por falta de oportunidades”. “Mi compromiso es que esta generación sea la primera, después de demasiado tiempo, que se pone en pie y levanta el futuro de Castilla y León”, apuntó.

La moción

Por su parte, Mañueco aseveró que la moción de censura contra su Gobierno “nace podrida de base” por haber sido cocinada desde Ferraz, y acusó a Tudanca de “ensuciar la política” al “alentar el transfuguismo”.

Mañueco comentó que Luis Tudanca “carece de rumbo, ideas y liderazgo” y le presentó como alguien “dócil y sumiso” al interés del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Además, le acusó de “romper de forma solemne” el pacto por la recuperación firmado en Castilla y León para hacer frente a los estragos socioeconómicos causados por la pandemia.

Como prueba de ello, Mañueco se sintió libre para recuperar la promesa de eliminar el impuesto de sociedades, cuya paralización figura en el referido pacto de recuperación.

Por su parte, Igea dedicó parte de su intervención a los procuradores de su partido, Ciudadanos, a quienes refirió que “hoy tenéis en vuestras manos el futuro del Gobierno de la comunidad y el futuro de nuestra opción política”, ya que “somos el partido que prometimos el cambio y que lo estamos llevando a cabo”.

Reconoció que “sacar a la comunidad de 30 años de inercias no es sencillo”, lo que, admitió, “ha generado polémicas, y, si no las hubiera, mala señal”. No obstante, les advirtió de que Ciudadanos es una formación responsable que respeta los acuerdos firmados. Igea apeló a la utilidad de Ciudadanos para ser útiles en política y no generar inestabilidad, por lo que recordó que hoy toca elegir entre “reforma” o “turnismo”.

Además, dedicó parte de su intervención al PSOE, al que acusó de “prometer cargos para ganar la moción de censura, y lo cubrían bajo la casulla de la salvación y bajo esa superioridad moral que les llevó a decir que no se presenta por su ambición sino para salvar el mundo”.

Por ello, les espetó que “hay una corrupción peor que la simple compra de voluntades” y sugirió que “pronto se sabrán las cosas que han hecho esta semana”. “Ustedes no reconocerían la decencia aunque les atropellase el camión que la reparte”, aseveró.