Dos de cada tres personas con discapacidad, en paro en 2019

La tasa de actividad (población de 16 a 65 años que busca trabajo o que ya lo tiene) de las personas con discapacidad se situó en el 34% en 2019, medio punto menos que la registrada el año anterior. Mejoró en una décima el porcentaje de personas empleadas, hasta llegar al 25,9%

Así se desprende del IV Análisis de datos de empleo y discapacidad intelectual elaborado por la Asociación Empresarial para la Discapacidad (AEDIS) con datos de las últimas encuestas oficiales correspondientes a 2019, según informa Servimedia.

La discapacidad intelectual presenta las tasas de actividad y de empleo más bajas del colectivo, con 3,7 y 5,5 puntos menos que la media, respectivamente. Con un 30,3% del colectivo dentro de la población activa (parados y ocupados), la actividad de las personas con discapacidad intelectual cayó 0,8 puntos respecto a 2018.  La tasa de empleo subió en cambio dos décimas, hasta el 20,4%. Desde Aedis señalaron que “estos datos corresponden a 2019 y no acusan aún el impacto de la pandemia”, puesto que “todo apunta a un desplome de la contratación superior al 30%”.

Plantillas

Por otro lado, el 26,7% de las personas con discapacidad ocupadas que cotizaron a la Seguridad Social en 2019 tenían algún tipo de reducción o bonificación en las cotizaciones, porcentaje que llega hasta el 48,7% en el caso de la discapacidad intelectual. En cuanto al tipo de contrato, el 26,6% estaba dado de alta con el contrato específico de discapacidad, porcentaje que alcanzaba el 48,3% para la discapacidad intelectual.

Se aprecia cierto repunte de los trabajadores con discapacidad en el mercado ordinario respecto a 2018, pero la discapacidad intelectual tan sólo representaba el 5% (la mayoría trabaja en el mercado protegido).

Centros especiales

En 2019, España contaba con 2.202 Centros Especiales de Empleo (CEE), que daban trabajo a un total de 97.653 personas con discapacidad.De estas, 48.611 presentaban “mayores necesidades de apoyo’ (incluye la discapacidad psíquica y física y sensorial de más del 65%).

Estos centros registraron un aumento de las plantillas del 7,5% en 2019 y cuentan con un 54,7% de contratos de trabajo indefinido. Los CEE de iniciativa social representan aproximadamente la mitad de los de iniciativa empresarial (738 frente a 1.484), pero son el principal empleador de las personas con mayores necesidades de apoyo.

Un dato preocupante que se extrae del informe es que la plantilla actual de estos centros está muy envejecida. Según sus resultados, el 56,7% de los trabajadores con discapacidad empleados en los CEE de toda España tienen 45 años o más, una tendencia que crece desde hace 5 años, pasando de 24.779 trabajadores en 2013 a duplicarse hasta 55.425 en 2019.

Por último, el informe apunta que en 2019 se realizaron un total de 354.991 contrataciones a personas con discapacidad, de las que se beneficiaron 157.565 trabajadores. Esto indica que cada una de estas personas firmó, por término medio, dos contratos distintos a lo largo del año. El 23,58 % de los contratos formalizados con personas con discapacidad fueron para realizar su trabajo en un CEE o Enclave laboral.