El 16 de diciembre de 1930, hace hoy 90 años, se publicaba la primera edición del diario Ahora, bajo el subtítulo diario gráfico. Las  cuidadas páginas que ofrecían iniciaron una publicación que, en poco tiempo, se convirtió en referente del periodismo español y que en su momento fue vanguardia de la modernidad y la calidad editorial. No obstante fue una de las cabeceras más leídas de la época, en una sociedad que se movía entre extremos y que no encontraba el bálsamo de la tranquilidad que ofrecía una tercera vía al conflicto social y político incipiente y que terminó en una guerra destructora tras el alzamiento militar del 18 de julio de 1936. 

Entre sus páginas se hizo una apuesta por las imágenes, con un rico cuadernillo interno de fotografías, que relataban visualmente los acontecimientos de la época. Pero también hubo un fuerte compromiso con la información trabajada desde el rigor y los análisis en profundidad de los temas más importantes. Fundado por Luis Montiel Balanzat y codirigido en sus primeros años por Manuel Chaves Nogales, escribieron personajes de la relevancia de Magda Donato, Miguel de Unamuno, Ramón del Valle Inclán, Pío Baroja, Ramón Gómez de la Serna o Salvador de Madariaga, entre otros. Tan solo tres años vivió Ahora Diario Gráfico tras el inicio de la Guerra Civil.

“Nuestro compromiso es contar la verdad, los acontecimientos y establecer una posición ética con nuestros lectores”

Cerró rotativas en 1939 y la mayoría de quienes colaboraron o escribieron sufrieron el exilio, la cárcel o el asesinato. Su director, Manuel Chaves Nogales, escondido en un pequeño apartamento en Paris, lejos de su querida Sevilla, relató los hechos de la guerra fielmente. Hoy podemos leer en A sangre y fuego, su obra más importante, que dejó la dirección del diario cuando tuvo “la íntima convicción de que todo estaba perdido y ya no había nada que salvar, cuando el terror no me dejaba vivir y la sangre me ahogaba“. En su decisión, muestra de la superior calidad humana del personaje, pesaban tanto los crímenes de un bando como del otro, tomando una clara posición antifascista pero también contraria a la dictadura del proletariado que soñaban los más acérrimos del régimen comunista. Era, en definitiva, un ciudadano más atrapado entre dos Españas irreconciliables, un demócrata liberal que aceptó con felicidad la República, el régimen constitucional del 31 y los nuevos aires de modernidad que recorrían España. La dictadura frustró, altero y cambió su destino y su vida. Como el de tantas y tantos españoles.

Primer número de Ahora, Diario Gráfico del 16 de diciembre de 1930

No es nuestra voluntad, la de este nuevo Ahora Diario, resucitar a quienes dejaron en sus páginas la memoria de una guerra fratricida, cruel e inhumana, que trajo a España cuarenta años de oscuridad y tiranía. Tampoco es nuestra intención regocijarnos en la nostalgia del ayer. Creamos un nuevo medio desde cero. Pero nuestro compromiso, que ve la luz hoy, sigue siendo el mismo que ilusionó a los redactores en esa época: contar la verdad, los acontecimientos, establecer una posición ética con los hechos y narrar las historias de quienes más necesitan alzar la voz. Con la vista puesta en el futuro, sin olvidar el pasado, la memoria de nuestra democrática y la lucha por los derechos, iniciamos esta andadura.

Nos asomamos a vuestros dispositivos, en este primer número, en un momento ciertamente complejo y extraño. Hoy es la interpretación de los hechos, no los hechos en sí, lo verdaderamente importante. No es la información la que ocupa las primeras páginas de muchos medios de comunicación, si no la opinión de sus editores. El asedio de la propaganda, de la mentira y la difamación, la lógica de la corrupción y de los hechos alternativos, la prevaricación y el eslogan son los tópicos que marcan la actualidad y por lo tanto -muy a nuestro pesar- la conciencia colectiva. El nacimiento de Ahora Diario es una oportunidad para aportar a la comunicación la honestidad y honradez que hoy en la sociedad de la información tan difíciles son de encontrar.

“Abrazamos la igualdad entre mujeres y hombres, el progresismo y la veracidad de los hechos”

Ahora Diario viene al mundo con la ilusión característica de trae todo nacimiento, esperando algún día que nuestra audiencia nos de su confianza y nos elija entre sus preferencias para informarse. Sabemos que es una tarea ardua, levantar una cabecera en la era de la globalización y de la inmediatez, pero nos proponemos la tarea desde el convencimiento profundo de la imprescindible función social del periodista y en que, sin periodismo no hay Democracia. Por ello hacemos nuestro el Código Ético de la edición, una especie de decálogo del buen hacer del periodista, una suerte de compromiso personal y profesional al que acudir asiduamente.

En éste se proclaman la igualdad entre mujeres y hombres, el progresismo, la veracidad de los hechos y su contraste, el laicismo y republicanismo o el respeto a la diversidad humana y cultural ejes que vertebran nuestra práctica, desde el convencimiento de que nuestro mandato democrático es brindar información veraz como derecho inalienable. Porque verdaderamente entre quienes escriben estas páginas creemos que la información, la verdad y el conocimiento de los hechos son derechos fundamentales de toda la ciudadanía.

Noventa años después del nacimiento de Ahora Diario Gráfico, y en el día de nuestro nacimiento queremos rendir homenaje a todas y todos los profesionales de la comunicación que viven con angustia la precariedad actual de nuestra profesión, la crisis social y económica interminable y el desprestigio de nuestro trabajo, sabedores de que solo haciendo periodismo de verdad, con la sola compañía de nuestro corazón y las teclas de nuestros ordenadores portátiles, podemos dignificar nuestra maltratada profesión. Que esta aventura, que da comiendo hoy, tenga la vida más larga que podamos darle, y que noventa años después, sean otros quienes juzguen si cumplimos con lo prometido.